DERMATOLOGÍA PODOLÓGICA

Consiste en el estudio de los procesos patológicos del pie que se pueden tratar mediante procedimientos manuales o bien manejando instrumental para la conservación de la salud del pie y curación de afecciones podológicas.

Entre las lesiones más frecuentes tanto en niños como en adultos tenemos las verrugas, hiperqueratosis (durezas), infecciones por hongos, alteraciones de las uñas (uña encarnada), sudoración excesiva, roces por deformidades digitales o calzado, procesos dolorosos o inflamatorios de las articulaciones que nos impidan andar con normalidad…

     

 

 

UÑAS DE RESINA  “Despreocúpate de los problemas estéticos”

Tratamiento indicado en la reconstrucción  de uñas distróficas o que han sufrido algún traumatismo.

Es una alternativa de tratamiento conservador que realizamos en la clínica, para llevar una uña estética durante el verano . Se puede aplicar tanto en hombres como en mujeres, ya que el color de la uña es normal.

La aplicación es totalmente indolora, se pueden pintar las uñas encima y dura varios meses.

IMG-20150520-WA0006                  IMG-20150520-WA0005IMG-20150520-WA0009

ANTES DEL TRATAMIENTO                                                        DESPUÉS DEL TRATAMIENTO

PIE DE RIESGO

Es aquel pie que tiene un elevado riesgo de padecer lesiones debidas algún trastorno o enfermedad sistémica por parte del sujeto. El ejemplo más claro es el pie diabético.

Cualquier factor intrínseco o extrínseco; como la neuropatía, isquemia, artropatía, alteraciones biomecánicas, calzado inapropiada… incrementaran más el riesgo de presentar patología.

Entre las alteraciones más frecuentes que diagnosticamos y tratamos destacan: infecciones diversas, úlceras plantares, lesiones en la piel por deformaciones óseas o atrofia muscular…

No obstante, es importante un abordaje multidisciplinar por parte de médicos endocrinos, vasculares, podólogos… para contribuir de la mejor manera en la prevención de cualquier lesión del pie que pueda conducir a la amputación.

Independientemente del tratamiento de las úlceras o lesiones de la piel cuando están presentes; intentamos abordar el pie de riesgo con la aplicación de medidas preventivas, controles anuales, controles radiológicos, exploraciones clínicas y estudios biomecánicos, con la finalidad de contribuir en la salud de nuestros pacientes.

Es aquel pie que tiene un elevado riesgo de padecer lesiones debidas algún trastorno o enfermedad sistémica por parte del sujeto. El ejemplo más claro es el pie diabético.

images[1]